TIPS DE CUIDADO

¿Cómo doblar tu camisa?

La forma más común para doblar una camisa es:
1) Pon la camisa boca abajo.

2) Toma una revista de tamaño regular o una hoja tamaño carta/officio. Sitúala unos dos centímetros bajo el cuello de la camisa y bien centrado en la espalda.
3) Toma las mangas de la camisa, estíralas hacia dentro y luego dóblalas hacia afuera, quedando ambas paralelas.

4) Luego de eso, dobla la camisa desde la parte de abajo, hasta que quede del tamaño de la hoja una revista.

A veces necesitas doblar una camisa, para viajar. En este caso las arrugas en las camisas generalmente se producen por el roce que hay entre todas las cosas de maleta. Para reducir la fricción, guarda las camisas bien dobladas en bolsas plásticas, puede ser la misma donde venía la camisa al comprarla o cualquier bolsa. El plástico reduce la fricción, además de que las protege del polvo y/o suciedad.

¿Cómo planchar tu camisa?

Si tu camisa es Non Iron, la respuesta es simple: No la planches, de lo contrario perderá sus propiedades anti arrugas. Simplemente cuando la saques de la lavadora, sacúdela un poco antes de colgarla a secar. Luego guárdala en tu clóset, idealmente colgada, y cuando te pongas la camisa, las arrugas que hayan quedado se irán desvaneciendo con el calor corporal.

Si tu camisa Non Iron estuvo extremadamente arrugada, es posible que igual le queden marcas, en este caso puedes usar una plancha a vapor, o en caso extremo, colgarla mientras te duchas con agua caliente para que el vapor le quite un poco las arrugas.

Si tu camisa es de algodón o lino, pero no es Non Iron, te recomendamos usar la plancha a vapor (idealmente) o usar un paño entre la plancha y la camisa. Existe un orden a respetar y consta de: cuellos, puños, frente de la camisa, espalda y mangas. Luego, hay que colgarla ojalá en perchas de madera para que
el planchado perdure mientras están guardadas.

¿Cómo lavar tu camisa?

1) Revisa si hay manchas grandes, de ser así humedece la mancha con agua fría y aplica quitamanchas, lava lozas o talco y deja reposar. Jamás uses cloro.

2) Preocúpate de separar la ropa de color de la ropa blanca.

3) Idealmente usa la lavadora en función "Ropa Delicada"

4) Desabotona tus camisas antes de meterla a la lavadora, y preocúpate de meterlas al revés, para que los botones no choquen ni se enganchen con otras
prendas.

5) Al sacarlas de la lavadora, sacúdelas fuerte para que al secarse no se arruguen. Evita la secadora y cuélgalas en un lugar abierto.